Historia

Está aquí: 

HISTORIA DE BÁNICA

 

EL Municipio de Bánica

La  aldea de Bánica fue fundada por el adelantado Don Diego Velásquez en el año 1504,  debe su nombre a una variante de la primitiva denominación indígena “Banique”. Adquirió gran desarrollo durante el período de la Colonización en su categoría de parroquia del partido de Azua. Después cayó en abandono y fue reedificada en el lugar que hoy ocupa, en el año 1759.

Cuando Toussaint Louverture gobernó la isla y la proclamó por la Constitución  “una e indivisible” en el año 1801, Bánica fue segregada del Departamento Haitiano del Oeste.

Durante la Ocupación Haitiana (1822-1844), Bánica fue mantenida como común del Departamento Haitiano. La Ley No. 40 de Administración Provincial del 1845 la convirtió en común de la Provincia de Azua, para esta época se encontraba casi despoblada volviendo a repoblarse durante el período de la Restauración.

Al crearse la Provincia Benefactor, ahora San Juan de la Maguana, en fecha 20 de Junio de 1938, Bánica pasó a ser dependiente de la misma. Luego en fecha 16 de septiembre del año 1942, fue transferida a la entonces Provincia San Rafael actual Elías Piña-Comendador, con el entonces Distrito Municipal de Pedro Santana.

Bánica está rodeado por las cristalinas aguas del Río Artibonito, caudaloso Río con 321 kilómetros de largo, (más largo de la Isla), nace en las lomas de la Sección de Joca, perteneciente al Municipio de Pedro Santana.

La Pereskia Marcanoi  O Rosa de Bánica.

La sabia naturaleza la privilegió con una rosa única en el mundo, una especie endémica. La planta Pereskia Marcanoi existe en un único lugar en el mundo, en los Cerros de San Francisco entre Bánica y Pedro Santana. Su nombre fue dado en honor al Doctor Eugenio De Jesús Marcano, profesor de Botánica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Actualmente posee una Iglesia Católica que fue construida durante la época de la colonización. También de la misma época existe un Reloj de Sol, que todavía se conserva.

En Bánica se encuentra el Cerro de San Francisco, el cual constituye un patrimonio cultural. El lugar tiene una cueva que posiblemente fue refugio de los indígenas en el pasado. Existe la tradición religiosa de que esa es la casa de San Francisco de Asís, patrón
del Municipio de Bánica.
El día 4 de octubre de cada año, se celebran sus fiestas patronales, por lo que con anterioridad a ella comienzan a llegar personalidades y creyentes de toda la Provincia, Región y otros puntos del País, para los festejos.